Duelo extendido por más de 30 años

Duelo extendido por más de 30 años

Duelo extendido por más de 30 años.

Dolor¡¡ Llanto¡¡ impotencia¡¡ Tristeza¡¡ Duelo y Luto, han sido protagonistas en incontables ocasiones durante más de treinta años en la vida de muchos hermanos Comalapenses, quienes hoy, expresan que sienten ALIVIO Y PAZ en sus corazones por poder dar un entierro digno a su familiar desaparecido durante la cacería erróneamente llamada conflicto armado interno.

La Fundación de Antropología Forense, hizo entrega el día de hoy de los restos de diez hermanos y hermanas, que fueron recuperados en las exhumaciones realizadas en el año 2003 en el ex destacamento militar, actualmente conocido como centro ceremonial acogido por las energías de los abuelos Oxlajuj keme y abuelo Tijax.

Miles de historias se conocen de sobrevivientes del conflicto, y hoy, casi sin dudarlo puedo decir que la historia contada por don Marcial Salazar Tubac, hijo de Antolina Tubac, nos provocó algunas lágrimas y un nudo enorme en la garganta a la mayoría de los asistentes de este acto, relataba el señor Salazar, “cuando murió mi mamá, yo tengo los 7 años y mi hermana un poco más” “mi pobre mamá cuando la fueron a traer a la casa, llegaron a mi casa los judiciales” “mi mamá estaba enferma, tenía amarrada la cabeza con un perraje celeste y llegaron los judiciales a traer a mi pobre mamá, y mi mamá no se quería ir, pero los otros… llegaron tres enmascarados, ella se agarraba de la puerta de la casa, pero los otros la empujaron”… la historia sigue pero no la colocaré completa, por respeto a doña Antolina y sus hijos quienes ahora la tienen de vuelta para darle un entierro digno.

Quizá la historia, leyéndola aquí no provoque lo mismo que haberla escuchado, pues al punto que escribo acá, las lágrimas ya se habían apoderado de los ojos de los asistentes, pues vimos en aquel que ahora ya es un hombre grande, al pequeño marcial de 7 años, impotente de evitar el secuestro de su madre y que aún hoy después de más de 30 años, sus gestos nos mostraban que él quisiera regresar a aquel momento teniendo las fuerzas que hoy posee para pelear por la autora de sus días…

No menos emotivas fueron las palabras de otras personas que relataron lo que recuerdan de aquel nefasto día en que sus familiares fueron secuestrados y desde el cual no supieron nada más de su padre, madre, hijo, hermano, hermana…

Doña Rosalina Tuyuc, en su intervención recuerda que son más de 150 las osamentas recuperadas que no han podido ser identificadas, e invita a todas las personas que perdieron a algún familiar durante la época de la violencia que se acerquen a la fundación, o a alguna institución de las involucradas, para aportar una muestra de ADN, (una muestra de saliva) y con ello darle un nombre a los restos que se resguardan, pues es triste que se identifiquen como xx o un código asignado. (Hoy 18/07/14 y mañana se tiene la oportunidad de buscarlos en alguna de las velaciones y aportar la muestra).

La esperanza de encontrar a los familiares desaparecidos forzosamente es latente pues se está trabajando arduamente para ello, tal es el caso de las exhumaciones que se han realizado en el cementerio la Verbena (zona 7 capitalina) del cual han recuperado miles de osamentas en fosas comunes, pues este era el fatal destino de muchos de los secuestrados de sus lugares de origen, y que puede ser que desde allá podrían retornar hermanos/as Comalapenses.

A quienes quieren decirnos que esto fue un “Conflicto Armado Interno”:

Nosotros los hijos de sobrevivientes, hemos escuchado muchas historias solamente en el seno familiar, historias de secuestros e impotencia de evitarlo, historia de vecinos desaparecidos sin un motivo aparente, historia de asesinato de mujeres y niños (DESARMADOS cabe recalcar) hombres, ancianos, la mayoría de ellos conocidos por quienes hoy tienen 40-50 años, inexplicablemente invadían sus casas y dejaban atónitos a los familiares de quien secuestraban o mataban en ese instante. Tuve la fortuna de no ser consiente aún, cuando se realizaron estos actos cobardes, sin embargo crecí en medio de tal tiranía, recuerdo las veces que encontrábamos al ejército y debíamos bajar la cabeza y yo sin siquiera entender porque, toda mi generación seguramente lo vivió así, cuánto más quienes nacieron una década o más antes que nosotros, cuantas lágrimas derramadas, cuanto miedo sufrido, cuanta incertidumbre de poder ver a sus hijos crecer, de ver a sus padres regresar de “su mandado”, de su trabajo, cuanto aroma a muerte a su alrededor, no quiero imaginarlo.

La historia de don Marcial sigue con un secuestro de lo más inhumano, habla de que los soldados cuales artistas se inspiraban y tenían cientos de ideas, para reprimir y torturar a quienes por cierto NO estaban armados, a quienes por cierto sacaron de sus lechos de enfermos, a quienes por cierto el arma que les quitaron y dejaron tirada era su azadón, o una bolsa de medicinas, o un canasto de maíz.

Esto es un llamado a la dignidad, cuando se habla de un genocidio, no puede ser otra cosa, invito a quienes defienden la idea de que no existió tal genocidio, a venir acá o ir al área ixil, mam, kanjobal, quiche, tzutujil, queqchi, y conozcan estas historias, y con pruebas y análisis reales digan NO hubo genocidio.

Esto es un llamado a los que llevan el rumbo del país desde el legislativo, existe estoy seguro, un poco de dignidad dentro de sus corazones, trabajen para el pueblo, trabajen por la paz, trabajen porque en Guate-linda exista justicia social, justicia histórica.

__________________

Los hermanos que hoy serán velados y mañana dignamente sepultados:

1)      Basilio Sotz Morales: A los 39 años de edad fue secuestrado por soldados del ejército de Guatemala el día 8 de enero de 1982, cuando había salido a trabajar a su terreno, se dedicaba a cultivar la tierra. Dejando a su esposa viuda, con 04 hijos menores de edades entre 3 y 5 años y un recién nacido. Exhumado en Palabor-Tazbalaj ex destacamento militar de Comalapa el 30 de Agosto de 2003, en fosa colectiva de 05 víctimas.

2)      Antonio Calel Apén: Fue secuestrado a los 18 años de edad, la fecha 10 de enero de 1980, cerca de la tienda reforma que se encuentra a una cuadra del parque de Comalapa, por soldados del ejército de Guatemala, el día de su secuestro iba junto con otros 2 jóvenes, uno de ellos quedo libre, andaban paseando porque era día domingo. Antonio era un joven trabajador, se dedicaba al trabajo de campo. Exhumado en el ex destacamento militar de San Juan Comalapa el 13 de septiembre de 2003 de una fosa colectiva de 05 víctimas.

3)      Santiago Cun Bal: Joven de 24 años de edad, el ultimo de 6 hermanos fue secuestrado cerca de su casa, detenido por soldados entre quienes iba un enmascarado quien lo señalo para que se lo llevaran. La fecha de su secuestro y desaparición fue en el mes de enero de 1981; en la familia Cun Bal también fue secuestrado Rodrigo Cun Bal, el segundo de 6 hermanos, a quien lo sacaron de su casa con violencia a las 2 de la mañana, desde entonces no ya no se supo más de él. Exhumado en Palabor-Tazbalaj ex destacamento militar de Comalapa el 14 de septiembre de 2003, de una fosa colectiva de 05 víctimas.

4)      Tomás Cutzal Xocop: de la aldea Patzaj, a los 38 años, fue secuestrado el 5 de enero de 1982, un día martes, día de mercado en Comalapa, cuando estaba arreglando su vehículo en la calle, fue detenido y desaparecido por el ejército de Guatemala, Don Tomas transportaba, personas y carga de la Aldea Patzaj para el pueblo. En el momento de su secuestro lo acompañaba su hijo menor de 12 años, testigo del hecho. Su desaparición dejo huérfanos a 8 hijos y viuda a su señora esposa. Exhumado en el ex destacamento militar de Comalapa el 19 de septiembre de 2003 en una fosa colectiva de 15 personas.

5)      Felipe Chalí: Persona dedicada al trabajo y a su familia, su desaparición dejo viuda a su señora esposa con un futuro triste y lamentable de 4 hijos huérfanos, 3 varones y una mujer, entre ellos dos menores de edad. Felipe de 45 años de edad al desaparecer, era agricultor y ayudante, fue detenido por la Policía Nacional el 6 de enero de 1981, frente a la jefatura de la misma PN. Hallado y exhumado en el ex destacamento militar de Comalapa el 19 de septiembre de 2003 en una fosa colectiva de 15 personas.

6)      Benedicto Chalí: Tenía 48 años de edad cuando fue secuestrado, la fecha 24 de abril de 1981, era catequista en la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, según testimonio de personas que lo vieron al momento de ser detenido y secuestrado por el ejército de Guatemala en Chimaltenango, por atender las necesidades de su familia, dejando en orfandad a 7 hijos y a su esposa viuda. Hallado y exhumado en el ex destacamento militar de Comalapa el 25 de octubre de 2003 en una fosa colectiva de 7 personas.

7)      Lázaro Chajón Choy: de 30 años de edad, de la Aldea Simajuleu, la fecha 30 de enero de 1981, llego al pueblo para renovar su cédula de vecindad, estaba esperando turno para ser atendido en la municipalidad, tenía hambre, salió para comprar algo para comer y al frente de la municipalidad fue detenido por soldados, llevándoselo sin saberse más de él. En esa fecha era el único evangélico en la familia. Padre de familia responsable que dejo a 2 hijos huérfanos y viuda a su señora esposa ante las preocupaciones de la vida. Hallado y exhumado en Palabor-Tazbalaj, ex destacamento militar de Comalapa el 24 de septiembre de 2003 en una fosa colectiva de 10 víctimas.

8)      Juan Cumez Colaj: de 30 años de edad al momento de su detención y desaparición el 1 de febrero de 1984 en las instalaciones de la municipalidad de Comalapa. Desde el momento de su desaparición fue la vida triste y difícil de su esposa que quedo viuda ente ella sus dos hijas menores de edad de 8 meses y 2 años, niñas que crecieron sin conocer y sin el calor de un padre, que enfrentaron las vicisitudes de la vida, hoy esposas y madres, presentes en el reencuentro con aquel padre que de plano en vida quería verlas crecer y superarse. Exhumado en el ex destacamento militar de Comalapa el 25 de septiembre de 2004 en una fosa de 10 víctimas.

9)      Ramiro Humberto Roquel Cun: Joven soltero, no tenía problemas de ninguna clase con nadie, es el cuarto de 9 hermanos de la familia Roquel Cun. Fue secuestrado el 25 de mayo de 1982 en Comalapa, a sus 33 años de edad, detenido y secuestrado cerca de su casa por el ejército de Guatemala. Exhumado en el ex destacamento militar de Comalapa el 04 de diciembre de 2005 en una fosa de 4 víctimas.

La única hermana que hoy será velada y mañana dignamente sepultada:

Antolina Tubac Xocop: Tenía 52 años de edad cuando fue secuestrada en su casa en Aldea Paquixic, por el ejército de Guatemala, en el año de 1982, madre de 8 hijos a quienes los dejó huérfanos por la crueldad de la represión que aplicaba el ejército en contra de la población civil.  Hallada y Exhumada en el ex destacamento militar de Comalapa el 16 de septiembre de 2003 de una fosa de 5 víctimas. La familia Salazar Tubac, duramente golpeada durante los años ochenta, antes del secuestro de Antolina, habían sido secuestrados de su casa su hijo Andrés Salazar, el quinto de 8 hermanos, la fecha 17 de diciembre de 1981 y su esposo Marcelo Salazar, en la fecha 17 de abril de 1982.

___________

Suplicamos difusión de este mensaje, es fácil, solo necesita hacer clic en el botón Compartir en FB.

“Seguramente muchos de ellos hablarán mañana y pasado para decir que se sienten libres porque ya no están amarrados de las manos, de los pies, no están vendados ya de los ojos, no están vendados ya de la boca” Rosalina Tuyuc.

Saludos.

Juan Carlos Chalí