¡Que se vallan!

¡Que se vallan!

La autoridad ancestral y la corporación municipal respalda la decisión del pueblo de dar 3 días para que las personas extranjeras que ocupan un predio en el Cerro Sagrado Cupilaj pacíficamente se retiren de la población.

La decisión se toma por varias razones, esencialmente por el irrespeto que estas personas han tenido con los propietarios de terrenos vecinos al que ellos ocupan.

Uno de los peores problemas fue provocado por una mujer de quién aun no se sabe ni su nombre exacto ni su procedencia, cuando agredió físicamente a dos niñas y a su padre quienes se encontraban “buscando leña” en su propio terreno, la molestia de la mujer es que supuestamente el camino que las niñas usaron es propiedad privada, sin embargo los dueños de los terrenos vecinos afirman que en ningún momento hubo acuerdo para ampliar la vereda (a 4 metros de ancho) que conduce hacia el terreno sobre el que actualmente están construyendo los extranjeros.

La reunión fue organizada, con el fin de dialogar entre todas las partes involucradas, sin embargo esta “familia” de extranjeros no asistió al llamado aún siendo ellos quienes sugirieron que fuera hoy (viernes 20 de marzo) cuando se realizara la reunión organizada por La Alcaldía Indígena -entidad a la que los/as vecinos afectados acudieron para mediar en el caso-.

El Alcalde municipal y su corporación, delegados de la procuraduría de los derechos humanos, COCODES de las comunidades afectadas, policía nacional civil PNC, juez/a de paz y y la población en general, fueron invitados a participar de esta reunión, a la cual tampoco asistieron La PNC ni Algún representante del Juzgado de Paz.

La alcaldía indígena expuso todo el caso desde los relatos de los afectados hasta lo que ellos/as mismos observaron en el Cerro Sagrado Cupilaj cuando subieron acompañados/as de otras autoridades y vecinos afectados. Las faltas van desde agresiones físicas y verbales; invasión de terrenos; faltas a la moral (pasean desnudos en el bosque); dejar que sus perros (de gran tamaño) deambulen y se aproximen a las comunidades atacando y atemorizando a la población; hasta el temor de que estén realizando actividades ilícitas y/o que afecten a la población en general.

Por todos estos casos y por la negativa de este grupo a dialogar, la población decidió darles un plazo de tres días desde que se les notifique para que desalojen y se retiren definitivamente de la población, pues aparte de lo que ya han afectado, (1. Violencia contra la mujer: cuando agredieron a dos niñas. 2) Ampliar el camino y “privatizarlo” y 3) no consultar a la población sobre el desarrollo de proyectos que alteran lugares públicos (el Cerro Sagrado), el grupo de extranjeros se presentan como una amenaza a la paz de la población.

El representante de los derechos humanos hizo la observación de que debía escucharseles, sin embargo la gran mayoría de los/las asistentes coincidieron en que si fueron invitados a dialogar y se negaron a presentarse es una muestra de su falta de respeto a las autoridades.

Una comisión se formó para hacer entrega formal de la notificación de lo decidido y firmado por la población asistente.

San Juan Comalapa, 20 de marzo de 2015.